Vallecana, aunque llevo unos años viviendo en Arganzuela, y psicóloga de profesión, trabajo desde hace más de 10 años en el ámbito de la violencia de género, en intervención con agresores. Militante de Anticapitalistas y activista comprometida con las luchas sociales, considero fundamental abordar desde el feminismo y el antirrascismo nuestras prácticas personales y políticas. Aunque donde me siento más cómoda es participando en el movimiento, entiendo que a veces toca poner el cuerpo para el terreno institucional; un territorio hostil pero necesario para llevar la voz y las demandas de lo que se expresa y se teje en la calle. La máxima de un pie en las instituciones y mil en las calles sigue vigente, así como la necesidad de hacer política para que no la hagan otros por nosotras.

MOTIVACIÓN

Me presento a estas primarias desde el convencimiento que solo mediante procesos amplios de confluencia, democráticos y participados, podremos construir la unidad necesaria para frenar a la derecha. Necesitamos un proyecto transformador que no se limite solo a gestionar mejor que los partidos del régimen. Un proyecto que dé continuidad a las luchas que se han armado durante estos años, que ofrezca alternativas a la precariedad, a la crisis ecológica, al problema de la vivienda y de movililidad, que frene los pelotazos urbanísticos que se están dando en nuestra ciudad, que no ceda ante los lobbys inmobiliarios y que tenga clara su lealtad con las de abajo, que conecte y garantice la conexión con los movimientos.