Madrileño, nacido en 1952, soy compositor, gestor, divulgador y crítico musical. Estudié música en el Conservatorio de Música de Madrid y participé en diversos de grupos de teatro independiente en los años 70. Además de una extensa carrera como compositor, coronada con la concesión del Premio Nacional de Música en el año 2007, he desarrollado una intensa actividad de periodismo musical. Soy cofundador y primer director de la revista musical Doce Notas y he colaborado en numerosos medios de comunicación. Como gestor destaca mi largo periodo al frente del Centro para la Difusión de la Música Contemporánea del Ministerio de Cultura, de 2001 a 2010, así como de la dirección del Festival de Música de Alicante, de 2001 a 2010. Como divulgador, he participado en ciclos de conferencias, numerosas colaboraciones en textos de comentarios a conciertos de diferentes instituciones y he escrito dos libros, uno sobre Pierre Boulez, y otro sobre ópera. En el ámbito del activismo político, he participado en diversos frentes en mi distrito de Chamberí. Soy coordinador de la Mesa de Cultura del Foro local de Chamberí desde el origen de esta iniciativa, hace dos años. Formo parte de la Asociación Cultura Bulevar Chamberí, integrada en la Casa de Cultura y Participación Ciudadana, con la que participamos muy activamente. He sido miembro de Podemos desde finales de 2015 en los círculos de Chamberí y de Cultura de la Comunidad de Madrid.

MOTIVACIÓN

En este último periodo de gobierno municipal que ahora se cierra he participado en iniciativas de base popular llenas de promesas, como el Foro local, a través de la coordinación de la Mesa de cultura del Foro de Chamberí, mi distrito. He participado también en la poderosa aventura de empoderamiento popular representada por la Casa de Cultura y Participación Ciudadana del mismo distrito; experiencia fundamental para comprobar la riqueza de resultados culturales y convivenciales que se producen cuando se dispone de un lugar para la acción autogestionada. He participado también en grupos de vivienda que han reflexionado sobre la última oleada de burbujas, desde la de hipotecas hasta la más reciente y dañina de los alquileres. Y he visto que de estos males no se salva nadie, Creo que La Bancada se presenta con la firme voluntad de que la política municipal sea hecha por todos, sin trampas de representación ni el chirlerismo político de suponer que los programas electorales no están para cumplirse. No a Madrid Norte, no a las operaciones especulativas y destructivas del distrito de Chamberí, no a la cultura del espectáculo en detrimento de la participación, no a la trampa de listas y programas electorales trucados.  Queremos un Madrid hecho y pensado por las ciudadanas y ciudadanos, un Madrid de convivencia, diálogo y respeto, feminista y pacífico. En suma, un Madrid inteligente, es decir, colectivo en sus proyectos y su andadura. Esto lo imaginó Ahora Madrid y fue desmantelado. Si no nos damos una segunda oportunidad, el daño será para mucho tiempo. Ese es el desafío de La Bancada y a él me sumo con renovada convicción.