Soy arquitecto urbanista y sociólogo. Presidente de la AV Valle-Inclán de Prosperidad. Vocal de la Junta del Club de Debates Urbanos y colaborador en: Plataforma Zona Norte, Plataforma por el Derecho a la ciudad, FRAVM y Ecologistas en Acción. Actualmente jubilado. Fui funcionario en el Ministerio de Fomento y de la Comunidad de Madrid instituciones en las que llegué a ocupar diversas áreas de urbanismo como director general. También ha sido profesor en la Universidad Politécnica de Madrid), y en facultad de Ciencias Económicas de la Universidad Complutense de Madrid. Profesor invitado de diversas materias en urbanismo en la Complutense, Autónoma de Madrid, Carlos III, Universidades Politécnicas de Madrid, Barcelona y Valencia, Universidad del País Vasco, etc. He publicado diversos artículos y comunicaciones, en los últimos años especialmente en Nueva Tribuna, Contraparte y Club de Debates Urbanos. He colaborado también en estos libros, “Producción del espacio en el Área Metropolitana de Madrid” (1975).”Cambiar Madrid” (1977); “Madrid, región metropolitana” (1991). “La desigualdad urbana en España” (coordinador, 2000),  “Economía, poder y megaproyectos” (2009), “Madrid, materia de debate” (2013), entre otros

MOTIVACIÓN

Estas reflexiones son fruto, especialmente, de mi experiencia de participación en movimientos vecinales y plataformas de movimientos sociales en las que hemos trabajado en temas de urbanismo en Madrid, en particular la experiencia de los últimos cuatro años en la actuación municipal en la Operación Chamartín.

Considero necesario apoyar e impulsar los valores municipalistas, y la búsqueda de confluencia con otros movimientos de izquierda que defiendan un programa común, así como formas de gobierno que relacionen la democracia directa con la representativa. La experiencia de estos años de gobierno de Ahora Madrid ha supuesto un comienzo, aunque sea frustrante en muchos aspectos por el comportamiento de parte del grupo municipal, y la alcaldesa en particular, que han desarrollado su trabajo político y de gestión con un progresivo distanciamiento de los grupos y movimientos sociales que apoyaron la candidatura. Hay que recobrar los valores que inspiraron Ahora Madrid, y mejorar las formas de trabajo político para coordinar a los concejales con los movimientos, para no repetir errores. Los sectores sociales progresistas con valores de izquierda y con interés en profundizar la democracia, rechazamos la falta de coherencia en el trabajo municipal para el desarrollo de políticas de gestión respecto a los programas electorales, así como la falta de sinceridad con la ciudadanía argumentando el análisis de los problemas y las oportunidades, y los obstáculos para el desarrollo de políticas.