Mi nombre es Ana Mata del Real, nací en 1956. Estudié el bachillerato en Sevilla. Desde mi llegada a Madrid en 1974 comienzo a militar políticamente en el movimiento vecinal y feminista.
Tras pasar por la empresa privada en 1984 empiezo a trabajar en el Ayuntamiento de Madrid en deportes, la implicación sindical y laboral van paralelas siendo delegada sindical cuando se empezaron a privatizar los polideportivos y con la lucha de la plantilla se pudo frenar.
En el movimiento vecinal en Vallecas aprendí mucho de unión y solidaridad, sin ella no se hubiera podido transformar un barrio de infraviviendas en lo que es hoy. En esa época tomé contacto con mujeres que me mostraron la desigualdad de clase y de género, cómo se golpea a las mujeres de forma brutal como parte más frágil del sistema y cómo tejer redes para combatirlo.
En estos momentos soy coportavoz de IU-Moratalaz y sigo trabajando en el barrio en los movimientos sociales y colaboro activamente en el feminista. Participar en la Asamblea 8M me ha confirmado que es posible juntar a personas muy diversas para trabajar en lo común.

MOTIVACIÓN

El Ayuntamiento como espacio público más cercano a la ciudadanía, tiene que velar con el bienestar de las personas que la habitan Madrid. La participación, la transparencia, la gestión directa de los servicios, la habitabilidad de la ciudad con trasportes públicos de calidad, espacios públicos: parques, zonas deportivas y de ocio inclusivas, calidad ambiental. Una ciudad donde no se permita la mercantilización del cuerpo de las mujeres: ni autorizando ferias de úteros de alquiler, ni trata de mujeres y menores con fines de explotación sexual. Un Madrid para vivir.