Nací en Chamberí en 1956. He vivido en Tetuán y Chamartín.
En 1972 comencé a trabajar como administrativa, sin contrato, en el Ministerio de Obras Públicas. Allí empecé mi actividad sindical en CCOO. Estudié Geografía e Historia en la Universidad Autónoma de Madrid entre 1973 y 1978. El 7 de noviembre de 1975 ingresé en el PCE en la Facultad de Filosofía Tras la territorialización, milité en Cuatro Caminos-Tetuán. Responsable de la Agrupación de Castillejos. Abandoné el PCE en 1981.
Ese año montamos la Sección Sindical de CCOO en el Ministerio de Transportes. En representación del sindicato fui elegida miembro de su primer Comité de Empresa. Me incorporé a Izquierda Unida, Administración Pública, desde su creación y me aparté cuando vi que la eterna depuración de disidentes no paraba.
En 1986 aprobé las oposiciones libres a la Inspección de Transportes. En 1991 me trasladé al Ministerio de Asuntos Exteriores.
Cuando fui madre elegí la Escuela Pública para mi hija. Fui vicepresidenta del AMPA del CP Pintor Rosales y miembro de su Consejo Escolar.
En 2003 me encargaron, como Jefa de Área, organizar el equipo español de la red europea SOLVIT.
Participé entusiasmada en la campaña electoral de Ahora Madrid desde Ganemos. Volví a IU en 2015.
Interesada por la Operación Chamartín, participé en los inicios de la Plataforma Zona Norte apoyando el proyecto Madrid Puerta Norte Cuando Manuela Carmena pactó en 2017 con el BBVA, ya jubilada, me convertí en activista a tiempo completo contra esa Operación Chamartín.

MOTIVACIÓN

Ha sido muy amargo el abandono de los aspectos más audaces del programa de Ahora Madrid, como la remunicipalización de los servicios públicos, la auditoría ciudadana de la deuda y la puesta de los servicios sociales al servicio de los ciudadanos.
La participación ciudadana promovida ha sido muy insuficiente y encorsetada a asuntos secundarios.
Sin embargo, no podemos tirar la experiencia adquirida en estos 4 años, tanto la de los que han estado dentro de la institución como la de los activistas de Ahora Madrid y de los movimientos sociales con los que hemos estado en la calle.
Es imprescindible seguir en la brecha para lograr los objetivos de 2015 no alcanzados y perseverar para conseguir un Madrid en el que el Ibex no mande.
Especialmente motivada por continuar la lucha por un Chamartín Verde y sin torres que no sirva a los intereses del sistema financiero.