Comienza su activismo social en Olmedo (Valladolid) en los 90 reivindicando el carácter educativo de la E.I. Alborada y evitando conversión en centro asistencial. Participa con éxito en retirada de antena de telefonía ubicada en el único parque del pueblo, es representante de padres en el primer Consejo Escolar.
A comienzo del siglo regresa a Madrid y se incorpora al movimiento vecinal. En 2005 ingresa como trabajadora del Ayuntamiento de Madrid, es elegida representante de padres en Consejo Escolar del I.E.S. Simancas. Representa a su AV en la Coordinadora de Entidades Ciudadanas (CEC) y Consejo Territorial de San Blas, es nombrada Presidenta de Comisión de Bienestar Social. En 2010 es nombrada delegada sindical, en 2011 elegida miembro de la Junta de Personal y se integra en el movimiento 15M, formando parte del grupo de Servicios Públicos y de Economía y Política de la Asamblea San Blas, se afilia a IU y es nombrada miembro del C.P. y responsable de movimientos sociales de su Asamblea, hasta su baja este año. En 2013 forma parte del Frente Cívico, es cofundadora de La Enredadera Blasca-RSP San Blas Canillejas, representándola en la CEC, es elegida miembro de la C.E. de CCOO en el Ayuntamiento. En 2014 forma parte del grupo motor de Ganemos San Blas Canillejas, es enlace con GMovimientos y miembro del grupo mixto de Organización. Participa en la Plataforma ciudadana de Torre Arias.
Los últimos cuatro años ha sido concejala de AM, y Presidente de los distritos de Ciudad Lineal y Hortaleza.

MOTIVACIÓN

Comencé mi lucha social defendiendo una Escuela Infantil. Tratando con la administración me di cuenta de que mis hijos eran sólo números para ellos, no importaba privar a niños de adquirir conocimiento, sólo interesaba ganar dinero con las cuotas que se pagaban. Años después decidí opositar. Ingresé en la Administración porque creo que hay que tratar a los administrados como personas, no como parte de una estadística. El Ayuntamiento es la administración más cercana al ciudadano y por eso debemos ser quien les resuelva los problemas más inmediatos de su vida cotidiana. Debemos convertirnos en una administración al servicio del ciudadano, ser quien garantice los servicios y ayudas a las personas dependientes, que los desahuciados dispongan de viviendas sociales, que los niños no pasen hambre…
Al llegar al Ayuntamiento me di cuenta del abandono que sufría la periferia. En algunos distritos se triplicó, solo en el primer año, lo invertido en colegios y centro municipales por el último gobierno del PP. Hemos demostrado que se puede aumentar más de un 60% el gasto social sin que suponga un déficit para las arcas publicas como nos decían.
Tenemos que descentralizar los recursos municipales, los distritos deben disponer de recursos. Hay que seguir escuchando al vecindario, darle soluciones rápidas y eficaces. Es hora de que los madrileños volvamos a disfrutar de nuestra ciudad y para eso debemos buscar el bienestar ciudadano.