Nací en Almadén, Ciudad Real.  Desciendo de una saga con varias generaciones de mineros. Soy Técnica en Consumo, Técnica Administrativa y profesora acreditada de Yoga. Resido en Arganzuela, donde participé en la asamblea 15M y detecté los límites de las instituciones y las carencias y necesidades de los distritos de Madrid. Colaboré con la PAH realizando acompañamiento a afectadas/os. Participé en la creación de la Plataforma Por La Educación Pública de Arganzuela y Lavapiés para fomentar un espacio de encuentro entre AMPA, profesorado y alumnado de centros públicos. Colaboré en diversas iniciativas surgidas en los barrios para señalar el aumento de criminalización de la protesta social. Participé en el impulso de Podemos en mi distrito. Me integré en la Plataforma Vecinal Arganzuela en Lucha, que posteriormente derivó en Ganemos Arganzuela y que fue el germen donde se trabajó un programa colectivo, asumido como programa electoral por Ahora Madrid. Ese, para muchas de nosotras, ha sido el documento fundamental que ha regido durante estos cuatro años nuestro trabajo en la institución. Me incorporé a Ahora Madrid como parte de la candidatura de Madrid en Movimientos y, tras el proceso de primas, pasé a formar parte de la lista electoral al Ayuntamiento. He ejercido estos cuatro años como vocal vecina, y he sido la portavoz del Grupo Municipal Ahora Madrid en el Distrito de Arganzuela.

MOTIVACIÓN

Mi motivación para presentarme a este proceso nace del convencimiento y de la necesidad de que las/os ciudadanas/os nos impliquemos activamente en la gestión y en la toma de decisiones de lo común. De esta forma, podremos construir y pensar juntas/os otro modelo de ciudad, más sostenible, donde las personas y la defensa del medio ambiente sean lo prioritario. Debemos recuperar los bienes públicos y ponerlos a disposición de los habitantes y debemos hacerlo desde la ciudadanía organizada. Tenemos que poner en valor y trabajar por un modelo de ciudad feminista, ecologista, antifascista, donde la vida esté en el centro. Estos tiempos de gran inmediatez y ruido mediático, en el que los fascismos y la intolerancia intentan disfrazarse de democráticos, son tiempos para la reflexión, para poner el foco y el trabajo en lo que nos ocupa y nos preocupa como vecinas/os de Madrid: la precariedad laboral, los desahucios, las políticas sociales que mejoren la vida de la gente. Porque todas/os tenemos voz para tomar decisiones sobre el modelo de ciudad que queremos construir colectivamente.