Profesor Titular del Departamento de Antropología Social de la Universidad Autónoma de Madrid, es Doctor en Psicología Social por la Universidad Complutense, tras haber cursado estudios de Psicología y Educación en la Universidad Hebrea de Jerusalém. Ha combinado una carrera académica consolidada con el compromiso con el cambio social y la defensa de lo público mediante el activismo en los movimientos sociales. Pertenece al Observatorio de la Participación Ciudadana de Madrid. Es miembro del Consejo del Instituto Universitario de Derechos Humanos, Democracia y Cultura de Paz y No Violencia (DEMOSPAZ) y del Instituto de Migraciones, Etnicidad y Desarrollo Social (IMEDES) en la UAM. Fue representante adjunto para España de la red “Rapid Response and Evaluation Network” del European Monitoring Centre on Racism and Xenophobia de la Unión Europea. Su compromiso con la justicia y el cambio social se ha reflejado en el activismo en numerosos movimientos sociales y políticos. Ha trabajado por el derecho a la ciudad, contra la gentrificación y la turistificación como vocal de la Junta Directiva de la AAVV Sol-Barrio de Las Letras y en otros movimientos. También en el ámbito de la docencia, en defensa de los servicios públicos, así como de solidaridad internacional: forma parte de la Red Internacional de Judíos Antisionistas (IJAN) y de la Red Solidaria contra la Ocupación de Palestina.

MOTIVACIÓN

Representar a la ciudadanía madrileña es una oportunidad ilusionante de aportar tanto mi conocimiento y experiencia en urbanismo participativo y en los movimientos sociales como mi compromiso político al proyecto de transformar nuestra ciudad para servir a las necesidades y el desarrollo pleno (personal y colectivo) de las mayorías sociales. El programa que elaboramos hace cuatro años para Ahora Madrid encarnaba esas aspiraciones que, en gran parte, han quedado arrinconadas en la acción de su gobierno. Esta deriva ha implicado la ruptura y el enfrentamiento con todos los movimientos sociales, vecinales, ecologistas y, en general, todas las que luchan por el derecho a la ciudad, por los comunes urbanos, por una ciudad por y para sus ciudadanos y ciudadanas. Urge recuperar ese horizonte transformador y esa es la propuesta de Madrid en Pie.

Pienso que puedo aportar algunas competencias útiles para el proyecto que nos proponemos: La capacidad de escucha, la comprensión de problemas complejos, el diálogo y la búsqueda de soluciones creativas para el bien común han sido esenciales para mi trabajo como antropólogo y psicólogo social, y para mi activismo en distintos movimientos sociales. Ese proyecto requiere, primero, dar protagonismo a la ciudadanía, escuchar sin paternalismos sus voces y sus demandas. Segundo, es necesario aprovechar la inteligencia colectiva, el conocimiento técnico y el pensamiento creativo para elaborar propuestas viables. Tercero, es imprescindible la comprensión estratégica de que no es posible construir una ciudad para sus ciudadanos y ciudadanas sino confrontando la lógica de la ciudad como mercado y espacio de especulación que tiene el urbanismo neoliberal. Por ello, ningún cambio será posible sin una ciudadanía organizada. Finalmente, se requiere una voluntad de construir comunes e impulsar los cambios en alianza con todos los sectores interesados de nuestra sociedad.