(Madrid, 1980) Trabaja desde hace 14 años en las bibliotecas municipales de Madrid como funcionario. Doctor en Filología Hispánica, poeta y crítico literario, ha publicado 15 libros, entre los que destacan Poesía de la conciencia crítica, Disidentes, Hay que comerse el mundo a dentelladas o A pesar del muro, la hiedra. Libros, poemas y ensayos suyos han sido traducidos a siete lenguas. Vinculado desde hace dos décadas a distintos movimientos y organizaciones sociales, lleva años centrado en poner en práctica iniciativas y acciones poéticas contestatarias y de agitación en espacios no convencionales, especialmente en la calle.

MOTIVACIÓN

Estamos construyendo un proyecto colectivo, que cuestiona los hiperliderazgos, en una ciudad que no puede permanecer más bajo las órdenes de la avaricia. Un proyecto que vuelve a poner en el centro lo relacional y lo comunitario, el trabajo y la riqueza de la pluralidad y el empeño desde abajo, y que es consciente de las urgencias ecológicas con una mirada a largo plazo. Un proyecto que constituye una extensión de los movimientos sociales y que responde lealmente ante ellos, pues es prolongación en lo institucional de las luchas que se están desarrollando en la calle. Quiero formar parte desde dentro de esta propuesta para tratar de impulsarla con la experiencia laboral y cultural, para incidir en la necesidad de conseguir unos servicios públicos dignos, al servicio de la ciudadanía, regidos por la equidad. También, desde la conciencia y el orgullo de los barrios, para apostar por una política cultural creativa, diversa e imaginativa, inquieta y estimulante, que supere la esfera del objeto de consumo y del entretenimiento y resulte una herramienta para impulsar el desarrollo personal y comunitario; una cultura que pueda ser producida (y no solo disfrutada) por todas y por todos.